Sexto título consecutivo en una impresionante serie para el equipo GPR Sport, primero para los madrileños a bordo de su Ford Ranger GPR18.

El Rallye TT Villa de Zuera ponía colofón este fin de semana al CERTT con el título como incógnita a resolver. Y finalmente se cumplieron los pronósticos. Para Álvarez y Monasterolo solo valía la victoria. Para ello debían arriesgar, corrieron y ganaron. Javier Pita y Ana Herrero debían administrar su ritmo sin perder la estela de su rival. Y lo hicieron a la perfección logrando sin sobresaltos el segundo puesto que les garantizaba el título. Y cerrando las posiciones de honor, Kiko Sánchez y Sergio Peinado, sumando el primer pódium para el barcelonés para presentar su candidatura a 2020. En resumen, dos vehículos en el cajón y un nuevo título de campeones en un fin de semana redondo para los de GPR Sport.             

Press: Manu Rodríguez. Madrid,  6-Octubre-2019

El calor aprieta a las afueras de Zuera, Zaragoza, en una especie de prórroga del verano. Es sábado, 5 de octubre, el reloj apenas rebasa las 15 horas. De entre el polvo que flota en el ambiente surge majestuosa la inconfundible figura blanca y azul del Ford Ranger GPR18 con el número 1 en sus puertas. A sus mandos, Javier Pita y Ana Herrero, líderes del certamen, afrontan los últimos metros que les llevarán a cruzar la meta en una segunda posición que les sabe a victoria, pues les basta para asegurar el título. Rápido, templado y efectivo él al volante; calmada, profesional, prácticamente infalible ella a la navegación. Para la pareja villalbina, “también” matrimonio fuera del coche, han sido unos complicados días de espera. Jornadas previas donde la incertidumbre, la ansiedad y las dudas pugnan por hacerse dueños de la voluntad de quienes se juegan todo un título de Campeones de España así, a una carta. Incógnitas que aparecen justo en ese preciso momento en el que mostrar nervios de acero marca la diferencia. Precisamente esa diferencia, la que hay entre los elegidos para el triunfo y los que solo se quedan en el intento. Temores todos ellos finalmente disipados con una actuación excepcional por su parte a lo largo y ancho de la carrera.

Paralelamente, en el seno de GPR Sport la prueba se afrontaba con la calma y el sosiego que aporta la experiencia, el saber hacer, el haber pasado por ello en múltiples ocasiones. No en vano desde 2014 y hasta el día de hoy un sólo equipo monopoliza el título de campeón. Y ese equipo, capitaneado por el pentacampeón Rubén Gracia y manteniendo desde entonces prácticamente intacta su columna vertebral, es la plurivictoriosa escuadra madrileña GPR Sport. De salida Fernando Álvarez a bordo de su Volkswagen Amarok atacaba realmente al máximo, planteando la única táctica que le permitiría aspirar a su objetivo de lograr el título, ganando la carrera. Pero desgraciadamente para él el resultado final no dependía de sí mismo. Inteligentemente, Javier Pita con su Ford Ranger GPR18 rodaba rápido, sin perder su estela, pero adoptando el ritmo justo un punto por debajo de afrontar riesgos inasumibles. Un incisivo Miguel Ángel Urkiola a bordo de su Nissan Navara mantuvo una cierta intriga durante los primeros compases, rodando veloz y mezclándose la lucha por el pódium. Pero aquí también jugaba sus bazas GPR Sport, pues su segundo Ford Ranger con Kiko Sánchez y Sergio Peinado a sus mandos, guardaba en todo momento las espaldas de Pita y Herrero, neutralizando los ataques del piloto vasco y haciéndose por méritos propios con la tercera plaza del pódium.

Sensacional resultado pues en esta última cita de la temporada para los de GPR Sport. Doblete en el pódium para poner de manifiesto la competitividad de sus Ford Ranger, con la segunda plaza para Pita y Herrero haciendo inútil el sobreesfuerzo y la victoria de Álvarez y Monasterolo en pos por el título. Y con una importantísima tercera plaza en el cajón para Sánchez y Peinado, velocísimos y espectaculares en algunas fases de la carrera a bordo del GPR17 para presentar candidatura a optar a lo máximo en 2020. Traspaso de poderes dentro del equipo, con Javier Pita y Ana Herrero heredando el cetro de Campeones de manos de Rubén Gracia y Sergio Peinado, vencedores en 2018. Un importantísimo título como demostración palpable de que, al margen de quien se siente a sus mandos, en el ADN de GPR Sport siempre sobresale ese gen competitivo que les hace aspirar a lo máximo. Su prolongado y sostenido dominio a lo largo de estos años en un campeonato tan competitivo como el CERTT demuestra que nada es casualidad. Tesón, empeño, trabajo, experiencia  y saber hacer son las premisas que finalmente se traducen en tan espectaculares resultados.

Javier Pita: “Observar que las posibilidades matemáticas nos favorecían a priori es tranquilizador por una parte, pero añade un plus de presión extra. Piensas en que no se te puede escapar, en que nada puede fallar. Pero sabes que en deporte, en automovilismo y más en una especialidad como esta, el giro inesperado puede estar tras cada curva, cada cruce, cada rasante o tras cada una de las complicadas piezas que equipa un vehículo de estas características. Finalmente todo salió a la perfección. Fuimos capaces de gestionar nuestra carrera, nuestro Ford Ranger rodó como un reloj y conseguimos el objetivo de vencer el campeonato. Contar con el apoyo de una estructura como GPR Sport ha sido fundamental, pues su nivel de experiencia y conocimiento en este tipo de carreras es garantía de éxito. Solo me queda pues manifestar públicamente mi agradecimiento a todos y cada uno de sus miembros por su profesionalidad y dedicación. Agradecimiento que hago extensivo a todos aquellos que hacen posible este campeonato, el CERTT, todo un referente. Y finalmente con mención especial para mi copiloto, Ana Herrero. Formar equipo con ella como lo hacemos también en la vida, probablemente sea lo mejor de toda esta grata experiencia”.

Javier Pita: “Observar que las posibilidades matemáticas nos favorecían a priori es tranquilizador por una parte, pero añade un plus de presión extra. Piensas en que no se te puede escapar, en que nada puede fallar. Pero sabes que en deporte, en automovilismo y más en una especialidad como esta, el giro inesperado puede estar tras cada curva, cada cruce, cada rasante o tras cada una de las complicadas piezas que equipa un vehículo de estas características. Finalmente todo salió a la perfección. Fuimos capaces de gestionar nuestra carrera, nuestro Ford Ranger rodó como un reloj y conseguimos el objetivo de vencer el campeonato. Contar con el apoyo de una estructura como GPR Sport ha sido fundamental, pues su nivel de experiencia y conocimiento en este tipo de carreras es garantía de éxito. Solo me queda pues manifestar públicamente mi agradecimiento a todos y cada uno de sus miembros por su profesionalidad y dedicación. Agradecimiento que hago extensivo a todos aquellos que hacen posible este campeonato, el CERTT, todo un referente. Y finalmente con mención especial para mi copiloto, Ana Herrero. Formar equipo con ella como lo hacemos también en la vida, probablemente sea lo mejor de toda esta grata experiencia”.

Clasificación final Rallye TT Zuera:

1º Álvarez/Monasterolo (Volkswagen) 4:58:57 – 2º Pita/Herrero (Ford Ranger GPR18) a 8:43 – 3º Sánchez/Peinado (Ford Ranger GPR17) a 14:03

 

Clasificación General final del CERTT:

1º Pita/Herrero (Ford Ranger GPR18) 216 p. – 2º Álvarez/Monasterolo (Volkswagen) 206,5 p. – 3º Guridi (Mitsubishi) 135 p.